Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 junio 2011 4 09 /06 /junio /2011 07:04

bitar 1-470x270

Las recientes declaraciones del Presidente boliviano, Evo Morales , que anuncian su abandono de la agenda de 13 puntos concordada con la Presidenta Michelle Bachelet , y refrendada con el Presidente Sebastián Piñera , amenazan con descarrilar un proceso positivo de aproximación, trabajado seriamente en los últimos años.

Sorprende esta reacción, salvo que derive de agudas circunstancias políticas internas en Bolivia. Aun así, salirse de ese espacio de diálogo puede postergar por muchos años la reanudación de conversaciones fructíferas. Sorprende, además, pues algunos creemos que hoy existen más posibilidades de hallar una fórmula conveniente, siempre que se respeten los tratados internacionales y entiendan los márgenes reales en cada país.

¿Por qué creo que hay más posibilidades?

Desde el término de la Guerra del Pacífico (1883), ambos países han explorado diversas soluciones, sin éxito. Las dos últimas, y más cercanas a un acuerdo, han sido: 1) Pinochet-Banzer, 1975, un corredor soberano por la frontera norte de Chile, hasta Arica, la cual requiere anuencia del Perú (Tratado Chile-Perú, 1929), y 2) Lagos-Banzer, 2001, una concesión de zona costera sin soberanía (al sur de Arica, donde no requiere anuencia del Perú).

Luego hubo otro intento, con dos etapas: 3) Bachelet-Morales, 2007, una agenda de 13 puntos que abarca los temas: marítimo, comercial, agua, infraestructura (mejoramiento ferrocarril Arica-La Paz, ruta bioceánica Chile-Bolivia-Brasil, tránsito libre por Iquique), coordinación militar y policial (nuevos complejos fronterizos de administración conjunta), educación, políticas sociales, etc. Se lograron importantes progresos en varios frentes, salvo el marítimo, a pesar de conversaciones permanentes. Y en 2011: 4) Piñera-Morales, que continúa la agenda de 13 puntos y eleva la coordinación a manos de los ministros de Relaciones Exteriores.

Las cosas cambiaron con la demanda peruana contra Chile ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya por el límite marítimo entre ambos países (2007), demanda que implicaría despojar de proyección marítima a la ciudad de Arica y, por tanto, impediría considerar la fórmula de un corredor soberano para Bolivia por la frontera norte.

Resulta evidente que la conversación entre Chile y Bolivia por una salida soberana debe esperar el fallo de ese litigio y, entretanto, se podrían mantener negociaciones sobre una zona costera sin soberanía.

Para el crecimiento de Bolivia es crucial contar con puertos chilenos de alta capacidad y eficiencia y bajo costo. Estos han mejorado y se están ampliando (Arica, Iquique y Antofagasta, con régimen de libre tránsito y Mejillones con régimen normal). Chile garantizará una infraestructura de calidad que, por lo demás, es parte de nuestra estrategia de ser competitivos en el Pacífico Sur.

Sin embargo, sabemos que la calidad de ese servicio de infraestructura no disminuye la necesidad de abordar el tema de un acceso marítimo soberano. Pero ese diálogo debe llevarse a cabo en el marco de la agenda vigente o de una corregida.

En perspectiva histórica y mirando a futuro, no conviene a ninguno de los dos países descarrilar este proceso. El Presidente de Bolivia debe recapacitar y el Presidente de Chile debe mantener su voluntad de proseguir por ese camino. Será posible discrepar, negociar duramente, pero no abandonar el único proceso viable, para bien de nuestros pueblos en este mundo globalizado.

Resulta evidente que la conversación entre Chile y Bolivia por una salida soberana debe esperar el fallo de ese litigio (en La Haya)”.

Fuente: La Segunda

 

Compartir este post

Repost 0
Published by SECRETARÍA NACIONAL INTERNACIONAL DEL PPD
Comenta este artículo

Comentarios