Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 noviembre 2010 1 22 /11 /noviembre /2010 18:20

MINUTA SOBRE  ASIA Y REFERENCIAS PARA UNA POLITICA DEL PPD CON ESA REGION.

 

 

1-        Asia está viviendo un proceso acelerado de incidencia en los escenarios internacionales, con fuertes repercusiones en el ser político de sus sociedades. Las transformaciones económicas están teniendo consecuencias en el ordenamiento mundial, pero ello no puede desvincularse de los cambios culturales y de las prácticas ciudadanas que tales transformaciones anuncian. Las sociedades en países como China, India o Japón no serán las mismas en las décadas futuras, pero no necesariamente su evolución seguirá los patrones de participación y democracia asumidos en occidente.

 

Ello requiere – para un diálogo político serio – mirar a esas realidades con sus cercanías y diferencias a nuestras propias plataformas de principios, identificando en ellas los elementos de trabajo común. Allá y acá aún queda mucho por hacer para derrotar la pobreza, allá y acá los desafíos de la participación son grandes, allá y acá la modernización de las sociedades ha traído desafíos nuevos y profundos en relación a la educación, a la calidad de vida y a la vitalidad cultural. La forma como se despliega el triángulo Estado, Mercado y Sociedad en Chile, en América y en los países asiáticos ofrece un marco de referencia para el trabajo político con aquella región del mundo, llamada a ser clave en el siglo XXI.

 

2.-       Entre 1990 y 2008 el peso de Asia (sin contar Japón) en el producto bruto mundial (en paridad de poder adquisitivo) ha pasado del 13% al 25%. China es ya la segunda mayor economía del mundo (acaba de adelantar a Japón) y se convertirá en la primera entre 2025 y 2030. En los años veinte, la India pasará a ser la cuarta mayor economía del mundo. Si miramos más hacia el futuro, las previsiones de Goldman Sachs indican que el PIB de China duplicará al de EEUU hacia 2050, fecha en la que el de la India conseguirá igualar al estadounidense. Se trata de un auge imparable, que es más una “re-emergencia” que otra cosa, ya que China e India van camino de recuperar el peso relativo que tuvieron hasta finales del siglo XIX.

 

3.         China e India van a predominar en el mundo del siglo XXI. Así lo indican diversos estudios, colocando sólo la gran interrogante de cual será el nivel de cooperación y complementariedad entre ambos países. Si Beijing y Delhi acentúan el carácter complementario de sus economías y sus intereses comunes como grandes países en desarrollo, su presencia común podría tener el peso de una gran superpotencia. Unos, incluso, hablan de Chindia, aunque suene más a fantasía que a realidad posible.  Para otros, (Jonathan Holslag (China and India: Prospects for Peace) una creciente rivalidad  marcará el camino de ascenso de los dos países más poblados del mundo. Los análisis en el Instituto Elcano, de España, ven que China e India están condenadas a entenderse, así como que ese entendimiento sería beneficioso para ambas partes y podría ser un elemento estabilizador en las relaciones internacionales. Ambos países pueden estar a la cabeza, especialmente por su vocación multilateral, en una política global donde se potencie una arquitectura comercial o financiera internacional más favorable a los países pobres; un sistema de cooperación para el desarrollo más ambicioso y justo; una democratización de los organismos internacionales; una lucha contra el cambio climático que sitúe a los países ricos ante sus responsabilidades; una menor hegemonía de Occidente, entre otros temas de nueva agenda.

 

4.         Mientras los países ricos salen lentamente de la recesión, Asia, junto con América Latina y – desde otro nivel – África, aceleran su crecimiento y contribuyen más que nunca a la producción mundial. De hecho, Robert Zoellick, Presidente del Banco Mundial, declaró que “en 2009 terminó lo que conocíamos como tercer mundo”. Actualmente, se impone una nueva categoría denominada mercados emergentes. Estas economías no sólo constituyen el motor de la economía mundial, sino la nueva frontera de la oportunidad financiera. Son países que participan activamente en el mercado internacional y dependen cada vez menos de asistencia externa para el desarrollo. La libre movilidad de capitales les ha dado acceso a ahorros externos que han permitido financiar la expansión de la inversión y estimular el crecimiento.

 

5.         Todo esto era impensable hace 20 años. El liderazgo de los países emergentes ya transciende lo económico. Recientemente, el FMI ha aprobado una histórica reforma que reconoce la nueva correlación de fuerzas a favor de los países emergentes. La reforma implica una redistribución sustancial de las cuotas y, por consiguiente, del poder de voto. Esto implica que ahora los 10 principales accionistas representan realmente las 10 principales economías del mundo: EEUU, Japón, los cuatro principales países de Europa y las cuatro economías del grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

 

6.         Los cambios vienen con alta velocidad. Estados Unidos seguirá siendo primera potencia mundial en muchos sentidos, pero su poderío entrará a un “nuevo vecindario” donde otros también colocarán su peso. Según un informe de Standard Chartered Bank, China superará a los EEUU en diez años, debido a su rápida expansión y a la apreciación de su moneda. El informe prevé que en veinte años, la economía del país asiático será el doble de grande que la de EEUU. Los autores del informe, encabezados por el economista Gerard Lyons, destacan que el mundo se encuentra en un "superciclo" de elevado crecimiento sostenido y que la magnitud del cambio en los próximos años será enorme, impulsado por el aumento del comercio, las altas tasas de inversión, la urbanización y la innovación tecnológica. En el documento destaca que en 2030 la economía china será el doble de grande que la de EEUU y representará el 24 % de la producción mundial, frente al 9 % actual. Además, India superará a Japón como la tercera economía más grande, según el informe.

 

7.         El escenario es amplio de oportunidades, pero también hay tensiones regionales más delicadas cuando se hace el análisis de la estrategia geopolítica. Así  lo indica Moisés Naim en columna reciente: “La guerra en Afganistán es la más larga en la historia moderna. India y Pakistán ya tuvieron dos crisis militares que no desembocaron en una guerra abierta solo gracias a la firme intervención de otros países. India ha desarrollado una nueva doctrina militar que en vez de tener como única prioridad la defensa territorial, también incluye como objetivo el responder con ataques veloces y precisos contra los grupos terroristas en cualquier parte de la geografía de su vecino en caso de un atentado originado en Pakistán. (Y podría darse) una conflagración nuclear entre dos países misérrimamente pobres, donde viven uno de cada seis habitantes del planeta. India y Pakistán no son las únicas potencias nucleares asiáticas: China y Corea del Norte también forman parte del club. El problema de la nuclearización asiática no es solo el peligro de que las armas atómicas se usen en conflictos regionales, sino la propensión a exportar esta tecnología. Pakistán y Corea del Norte han estado más que dispuestos a vender sus bombas al mejor postor.” Pero China enfatiza que se proyecto militar es de defensa y disuasión, que para el desarrollo de su sociedad necesita de un mundo estable donde su economía pueda competir en paz. Lo que China no ha querido asumir hasta ahora – el papel de actor esencial en el orden mundial y su futuro - , no podrá eludirlo por mucho tiempo.

 

8.         En China se dan cuenta de cómo la transformación impulsada en su sociedad, trae preguntas profundas sobre su futuro político. La tarea de la llamada Quinta Generación, que probablemente llegue al poder el 2012 encabezada por Xi Jinping, tendrá que levantar respuestas ante demandas nuevas, en un país donde se alcanzan masivamente los niveles de “una sociedad modestamente acomodada”. Un ejemplo, de la búsqueda de respuesta estuvo en mayo del 2010 al recibir al Congreso Mundial “La crisis del capitalismo y su solución: el Socialismo del Siglo XXI”, realizado en Shanghai, con la Asociación Mundial de Economía Política, WAPE, y la Universidad Renmin (Beijing) como huéspedes. La iniciativa es impulsada desde Alemania por el  Partido Die Linke (La Izquierda)  que representa alrededor del diez por ciento del voto alemán. Allí también concurre la organización mundial Transcend Internacional – A Network for Peace and Development, encabezada por el Profesor Johan Galtung, apoyado por la Fundación Rosa Luxemburgo. Son ejemplos de búsqueda que no han excluido, incluso, diálogos en Beijing  con los provinciales de la Compañía de Jesús concurrentes desde diversos lugares del mundo.

 

9..-      El desarrollo de Chile se jugará a futuro en sus vínculos con Asia y sus países más poderosos. La clave, desde la lectura política, es entender las dimensiones internas y externas en juego, la transformación social, cultural y política que allí se dará, para tener una comprensión que vaya más allá de sólo tener un  buen seguimiento de los intercambios económicos y comerciales  con esa región.

 

 

Frm/22.10.10

Compartir este post

Repost 0
Published by SECRETARÍA NACIONAL INTERNACIONAL DEL PPD
Comenta este artículo

Comentarios